Slow Food Illes Balears
Blat xeixa, Ecomercat de Santa Maria © SFIB'07

De la tierra a la mesa, de la semilla al plato

Nuestra concepción del alimento es una aproximación multifacética, un enfoque consciente del fuerte vínculo entre plato, planeta, personas y cultura. Fomentamos una relación responsable y de amplio espectro con la comida, combinando el interés por la cultura de la comida y del vino y el placer gastronómico con el deseo de defender la biopersidad alimentaria: el hedonismo responsable. Consideramos el acto de comer no sólo como una necesidad biológica, sino también como un placer a compartir con los demás. Nuestras decisiones en materia de alimentación provocan efectos directos sobre el mercado y, por tanto, sobre la producción alimentaria, y nuestras opciones pueden ser dirigidas a beneficio del paladar, del ambiente y de la sociedad: un antídoto contra la uniformidad impuesta por los procesos industriales que nos abocan a la insipidez global.

 

Bueno, limpio y justo

 

¿Qué es un alimento bueno, limpio y justo? El enfoque de Slow Food sobre la producción agroalimentaria y la gastronomía parte del concepto de calidad alimentaria. Según Slow Food, la calidad alimentaria se puede definir sobre la base de tres elementos fundamentales e interrelacionados, sintetizados en el eslogan “bueno, limpio y justo”.

 

Bueno. Lo bueno tiene que ver con el gusto, es bueno aquello que proporciona placer a los sentidos, todo ello entendido como algo indisociable de la identidad y de la cultura gastronómica local: producto tradicional, local, de temporada, de sabores olvidados, en riesgo de desaparición…

 

Limpio. El alimento limpio es producido y consumido de forma respetuosa y sostenible teniendo en cuenta todo el ciclo de producción y el ecosistema en su conjunto. Es un alimento sostenible con efectos positivos sobre nuestra salud, el bienestar animal, la biopersidad agroalimentaria, el paisaje, el cambio climático…

 

Justo. Lo justo es un concepto vinculado a la organización del trabajo y del mercado, que deben garantizar precios accesibles a los consumidores, un beneficio económico justo a los productores y el protagonismo que merecen.

 



Patrocina:

© 2010/ - Slow Food Illes Balears - SFIB.
Diseño web: Fundicion.es